Detrás de la puerta

En el colegio me sentía la mayor parte de los días muy sola. En los recreos iba al baño y me metía en uno de los servicios, al cerrar la puerta pensaba que estando allí nadie me vería sola, tampoco me echarían de menos, por lo tanto no estaba en ninguna parte, sentía que allí dejaba de «existir»…

Sigue leyendo